Terapia de Biorresonancia Quántica y D.H. Dr. Eduardo González Coeto
Terapia de Biorresonancia Quántica y D.H.            Dr. Eduardo González Coeto

Medidas complementarias para tratar y prevenir la artritis y la artrosis

  • No consuma alimentos refinados.
  • Evite los azucares simples, refrescos, dulces, postres, chuches, etc.
  • Elimine el gluten de su alimentación.
  • Evite las levaduras.
  • Beba entre 3 y 8 vasos de agua.
  • Consuma vegetales y verdura, sobre todo apio.
  • Evite bebidas alcohólicas.
  • Poco a poco intente hacer ejercicio.
  • Evite las corrientes de aire y las zonas húmedas.

Artritis y Artrosis

   Es frecuente no poder diferenciar entre artritis y artrosis, aunque no son semejantes, ambas tienen cierta relación.

 

   La artritis es la inflamación de las articulaciones, las cuales se hinchan, puede haber enrojecimiento y dolor al movimiento.

 

   Se define mono-artritis cuando afecta a una sola articulación, cuando están implicadas 2 o 3 se denomina oligo-artritis, y si afecta a 4 o más se le llama poliartritis.

 

   La artrosis no tiene inflamación, pero hay un desgaste o degeneración importante de las articulaciones.

 

   La artritis tiene diferentes causas, y puede haber más de cien enfermedades que pueden provocarla, entre las más comunes están:

  1. Autoinmunidad:
    1. Secundaria a enfermedades autoinmunes: Psoriasis (artritis psoriásica), Proceso inflamatorio intestinal, lupus eritematoso sistémico, púrpura de Schönlein-Henoch, sarcoidosis, y muchas otras más.
  2. Por una celiaquía, incluso sensibilidad al gluten no celiaca.
  3. Por micro cristales de ácido úrico. (gota)
  4. Por infección: (Enfermedad de Lyme, Infecciones por Staphylococcus, Tuberculosis y Gonorrea.)
  5. Reactiva tras una infección intestinal, genital o urinaria, como la artritis del Síndrome de Reiter.
  6. Neuropática, por lesiones del sistema nervioso, que no es una artritis, sino una artropatía neuropática o articulación de Charcot.
  7. Por exceso de ejercicio, y lesiones que hayan sido mal curadas.
  8. Por presión en casos de sobrepeso y obesidad.
  9. Osteoartritis: Que es la denominada Artrosis.

 

 

El diagnóstico debe ser acertado para que el tratamiento sea efectivo.

 

   Aunque la medicina tradicional no da muchas esperanzas en el tratamiento de la artrosis. En el caso de la artritis, si se atacan los factores que la producen puede haber una mejora, pero la verdad es que no dan grandes esperanzas de recuperación, desde su punto de vista.

 

 

Definamos qué es y cómo evoluciona la artritis.

 

   Se produce una erosión ósea principalmente en los puntos de fricción y apoyo como son las articulaciones.

 

   Las articulaciones están recubiertas por una cápsula sinovial, la cual lubrica y mantiene ágiles a las uniones, en este caso la cápsula se va rompiendo por la acción mecánica o por los cristales de ácido úrico, si los hubiera, y dan paso a una inflamación, el líquido puede salirse y veremos que la articulación se ve edematizada.

 

   El cartílago que funciona como un cojincillo, sirve para proteger al hueso evitando un desgaste. Cuando este se rompe se reduce el espacio articular lo que produce es un deterioro por fricción.

 

 

El líquido sinovial.

 

   Es un fluido viscoso y transparente, con una composición iónica parecida a la del plasma; con proteínas, células y principalmente de ácido hialurónico que sirve como lubricante y humectante del cartílago.

 

 

El cartílago.

 

La composición del cartílago es:

  • 5% células de tipo: condrocitos, condroblastos, fibrocitos y fibroblastos.
  • Estos condrocitos son la síntesis de proteoglicanos (polisacáridos rígidos e hidrofílicos que forman los geles) de la matriz extracelular, de los fibrocitos y los fibroblastos, que forman las fibras de colágeno.
  • Un 15% de ese colágeno está formado por fibras tipo II y forman una red de sostén del cartílago.
  • El resto es agua que se mantiene en el cartílago, glucosaminglicanos que forman principalmente cadenas de ácido hialurónico y condroitin sulfato.

 

El 95% de la matriz extracelular del cartílago, compuesto por un 15% de proteoglicanos, sobre todo glucosaminoglicanos que forman cadenas de ácido úrico.

 

El proceso de la inflamación y el dolor en la artritis.

 

    Aunque la molestia es muy dolorosa e impide la movilización, esto es tan sólo una respuesta del organismo, como solución al daño celular.

 

    Cuando las células se afectan por agresiones físicas; golpes o heridas, toxinas, bacterias o virus dañinos, estas se defienden inflamando el mismo lugar de la agresión.

 

   Nuestro sistema de defensas activa miles células inmunes, que se acumularán en el lugar, produciendo calor localizado, inflamando los vasos contiguos para que fluya más sangre en ese lugar y facilite una oleada de células reparadoras.

 

   Es un proceso veloz, que al mismo tiempo que se produce la inflamación, lo cual ensanchará la zona afectada, molestando a las terminaciones nerviosas cercanas, dando paso al dolor localizado, impidiéndonos mover o apoyar la articulación.

 

   Por lo tanto, ese dolor que tanto nos afecta, realmente es un proceso de curación de nuestro cuerpo.

 

   Cuando tomamos antiinflamatorios, y analgésicos, retardamos el proceso de regeneración, y lo peor es que en lugar de mantenernos quietos para dejar que el cuerpo se repare, continuamos moviéndonos, lesionando aún más la región afectada, provocando que el organismo reaccione con más contundencia, hasta obligarnos a quedarnos totalmente quietos, y con más dolor.

 

Un diagnóstico adecuado dará una solución adecuada.

 

  • Si sabemos las causas reales de la artritis podremos dar una solución apropiada, teniendo en cuenta qué, el proceso artrítico no tiene mejora inmediata, requiere de una evolución a mediano y largo plazo.

 

  • Si la artritis es causada por una infección, atender la infección reduce en mucho el proceso inflamatorio.

 

  • Si es causado por una enfermedad autoinmune, deben atenderse los factores que contribuyen a ese proceso autoinmune, sobre todo, poner atención a la dieta y a la probiota intestinal, que es un factor que contribuye en gran medida a la reacción autoinmune.

 

  • Si es por ácido úrico, recomiendo grandes cantidades de apio y alcachofas, que ayudarán a eliminar el excedente de este ácido.

  • Las siguientes indicaciones le serán útiles para el problema de la gota:
  •    Quite temporalmente alimentos que tengan purinas como es el caso de las carnes rojas, los mariscos, los pescados sobre todo los azules, embutidos, legumbres, cafeína y estimulantes, verduras como: Espárragos, champiñones, coles, espinacas, rábanos y puerros.
  •    Las purinas se encuentran en algunos alimentos que, aumenta el ácido úrico en el cuerpo. Las purinas están en la sangre, forman parte de nuestro ADN.
  •     Las purinas pueden proceder de: Los alimentos que consumimos, la destrucción de las células (tienen purinas en el interior), la producción por parte del mismo organismo, usando otras sustancias como los aminoácidos.

 

 

La Artrosis u Osteoartritis.

 

   Es una enfermedad evolutiva, usualmente crónica, que se acompaña den un desgaste del cartílago de las articulaciones, puede estar acompañada de dolor frío (no suele haber inflamación), pero si hay problemas de movilidad y deformación de la zona.

 

   La artrosis reumática es la más frecuente, sobre todo en personas de mayor edad, predomina en las mujeres, atacando sobre todo la zona de las rodillas y en las articulaciones de los dedos de las manos. En el hombre aparece principalmente en la cadera.

 

   Aunque no se tiene certeza de la causa real del padecimiento. Si se sabe que hay un desgaste que provoca que los huesos se muevan, produciendo rozamiento entre uno contra el otro, causando dolor, y en muchas ocasiones hinchazón. En el peor de los casos puede haber desprendimiento de trozos de hueso y del cartílago que, al flotar dentro del espacio de la articulación, pueden producir más daño y dolor.

Se han propuesto diferentes clasificaciones para definir de que tipo se trata:

 

La tipo I, de causa genética.

La tipo II, hormono dependiente (postmenopáusica).

La tipo III, relacionada con la edad.

(Clasificación: Herrero-Beaumount)

 

 

La tipo I es hereditaria, o sea con predisposición familiar, la cual puede producirse si además hay factores que la desencadenen.

 

La tipo II, es hormono dependiente. Esta se da en casos sobre todo de la mujer cuando hay un descenso importante de estrógenos dados con la menopausia, sin embargo, no todas las pacientes con menopausia presentan artrosis. Tiene que haber un polimorfismo del gen 1, receptor de estrógenos asociado.

 

El tipo III se asocia con la edad, como prototipo del envejecimiento.

 

   Sin embargo, no todas las mujeres que entran en la menopausia, ni todos los hombres mayores, así como no todos los que tienen esa condición genética, acaban desarrollando artrosis.

 

¿Entonces, qué es lo que puede estar asociándose, aparte de los factores que la producen?

 

 

El metabolismo.

 

   El hipotiroidismo subclínico, causado por una dieta mal manejada, puede ser una de las causas, ya que la falta de T3 puede dar paso, entre otras cosas, a una deficiencia importante de calcio y de vitamina D.

 

   La hormona calcitonina secretada por la glándula tiroides, funciona junto a la hormona paratiroidea, o PTH, secretada por la glándula paratiroidea, y ambas mantienen unos niveles equilibrados de calcio en la sangre.

 

    La calcitonina por un lado ayuda a reducir la cantidad excesiva de calcio de los huesos, mientras que la hormona paratiroidea incrementa los niveles de absorción del calcio en huesos e intestinos, y para estimular a los riñones a retener más calcio. Manteniendo con esto un equilibrio homeostático.

 

    Pero si la función de la tiroides se ve desequilibrada, la producción de calcitonina y los niveles de calcio también fluctuarán.

 

T4 y T3

 

   Las hormonas T4 y T3 son las encargadas de realizar el metabolismo normal en todas las células del cuerpo.

 

   La T4 o de reserva (llamada así porque tiene 4 átomos) y será convertida en T3 activa (3 átomos), por la acción de la enzima deiodinase encargada de este proceso.  

 

   Pero que a veces la enzima deiodinase, se ve impedida de llevar a cabo su trabajo, ya que ciertos alimentos que tienen una sustancia natural, llamada "goitrogeno", la bloquean impidiendo su función. Así mismo la deficiencia de selenio en la dieta o por exceso de mercurio, que neutraliza al selenio e impide que funcione bien la enzima.

 

   Por otro lado, se sospecha que el flúor que se utiliza en pastas dentales, en el agua del grifo, y en los tratamientos anti caries de los dentistas, bloquean a la enzima deiodinase, provocando un problema metabólico, que coadyuva a la descalcificación y perdida de la consistencia ósea.

 

La alimentación.

 

   Es prudente eliminar los alimentos que contengan goitrogenos (ver nutrición en la parte de abajo), aumentar los alimentos que sean ricos en selenio, calcio, yodo, vitaminas D, E. Mejorar la probiota intestinal, eliminando el gluten de la dieta, mientras se determina si hay o no sensibilidad al gluten. Usualmente mejoran más rápido si se retira este de las comidas.

 

   Así mismo comiendo alimentos que tengan almidón resistente tipo III, y ayudando a la probiota intestinal con probióticos acidófilos, para reparala en caso de que haya daño intestinal. (ver el proceso inflamatorio)

 

 

 

Tratamiento

 

   Se encuentra una gran mejora con complementos tipo: Sulfato de condroitina, magnesio, MSM, colágeno tipo II, vitamina C, ácido hialurónico y glucosamina. Aunque estos trabajan a muy largo plazo y los beneficios se notarán en el transcurso de 3 a 6 meses.

 

   Si es posible, retardar el uso de antinflamatorios y analgésicos, ya sean de farmacia y o naturales, es preferible el reposo y en un momento dado simples paños de agua fría en la zona, de manera que le demos tiempo al cuerpo para que se repare.

 

   Si no es posible, la toma de analgésicos y antinflamatorios (debe ser prescrita por su médico), deben ser usados como tratamiento de choque, pero no sostenidos en el tiempo, porque produce efectos contrarios si se usan en un plazo muy largo.

 

   Puede complementarse con Omega3, que contenga con altas concentraciones de EPA (que es antinflamatorio), harpagofito, clavo, la cúrcuma, jengibre le ayudarán (deben ser recomendados por su terapeuta).

 

   Estos últimos trabajan a muy largo plazo y los beneficios inmediatos no se hacen sentir, pero si lo conseguirá con el tiempo, para que puedan sustituir a los antinflamatorios de su médico.

 

   Hidratación. Uno de los grandes problemas que se encuentra con personas que padecen de este tipo de problemas es que no beben suficiente agua, por lo que no se hace un adecuado intercambio de iones y por lo consiguiente hay dificultades para que se encuentre una mejora.

 

   Ejercicio.

Es fundamental hacer ejercicio, lentamente y poco a poco, para que el cuerpo cree los elementos necesarios para que se recupere. 

 

 Paciencia y constancia.

Estos son unos de los padecimientos que ponen a prueba nuestra paciencia, pero debemos procurar ser constantes y no romper las indicaciones, aquí la recompensa viene, pero tomará tiempo.

gENIO SCIO IOS ante los problemas de artrosis y artritis.

La terapia gENIO IOS tiene como principal propósito normalizar la homeostasis y la autorregulación del organismo, y esto, aunque se dice fácil y parece algo simple, en verdad es muy complejo, ya que intervienen muchos elementos y factores para conseguirlo.

 

Cuando el organismo, que es un todo, se desarmoniza por alguna razón, intenta compensar cualquier desequilibrio, haciendo uso de otros recursos que tenga a la mano.

 

Por ejemplo; renqueamos cuando hay un daño en una pierna, respiramos por la boca si la nariz está congestionada, nuestro cuerpo sube la temperatura para aumentar la acción de las defensas, si estamos deshidratados incrementa las pulsaciones para mantener el flujo sanguíneo en todos los órganos, etc.

 

Dependiendo del problema el organismo echará mano, a nivel funcional, para mantener lo mejor posible sus funciones, en espera de que los agentes de reparación que tiene, hagan su trabajo.

 

Muchas veces la información con la que cuenta nuestro cuerpo, no es suficiente, es muy lenta o simplemente tiene información ancestral poco o nada funcional, la cual, dependiendo de la vida que tengamos, pueden incluso fracasar.

 

Con gENIO IOS se tiene una base de información de alrededor de 14000 frecuencias con las que el cuerpo puede resonar. La terapia le permite al subconsciente del organismo recuperar la información necesaria para encontrar equilibrarse no sólo físicamente, sino también emocionalmente, energéticamente y mentalmente, de forma que se logre estabilizar y consiga esa auto reparación de forma óptima y natural.

 

En los casos como la artrosis y la artritis, con gENIO SCIO IOS no sólo ayudamos al organismo a facilitar la recuperación de la zona dañada, sino que aceleramos el proceso de rehabilitación hasta en un 50% más rápido, que con un tratamiento convencional o natural.

 

La terapia abarca muchos más elementos coadyuvantes del problema, como la alteración de la microbiota intestinal, regula a los agentes inmunitarios, estabiliza el organismo en casos infección, reduce el estrés, y hace que el cuerpo aproveche los micronutrientes, etc.

Artrosis Cervical o espondilosis cervical

   La artrosis cervical o "Espondilosis", se da por un desgaste de las articulaciones y de los huesos de la columna, se presenta sobre todo en personas de más de 60 años, aunque hay jóvenes de alrededor de los 20 años que ya lo padecen.

 

   Es una enfermedad degenerativa que no respeta el género. Personas con más de 70 años, presentarán este problema, usualmente no da síntomas previos, pero en algunos casos empiezan a presentarse como rigidez muscular importante, sobre todo alrededor del cuello, causando dolor crónico, que se puede extender a hombros y la base del cráneo.

 

    Puede darse el caso, aunque no es muy común, que se produzca un aplastamiento de los nervios cercanos en la médula espinal, dando lugar a una serie de síntomas que, van apareciendo paulatinamente, y en otras personas pueden irrumpir repentinamente, produciendo síntomas como:

  • Dolor con hormigueo que puede llegar hasta los brazos, e ir de leve a más intenso, e incluso incapacitar a la persona.
  • Rigidez en el cuello que va empeora con el tiempo.
  • Dolor en la espalda alrededor del omóplato, cerca del hombro y puede extenderse a la parte superior del brazo, ir al antebrazo y llegar hasta los dedos (es poco común).
  • En algunos casos puede presentar dificultad para levantar el brazo, y apretar con la mano, u otros problemas de movilidad.
  • Dolor de cabeza, entre el cuello y la base del cráneo, que pueden irradiarse hasta la cabeza.
  • El dolor puede empeorar después de estar de pie o sentado, por la noche, al estornudar, toser o reír, o al doblar el cuello hacia atrás o caminar más de unos pocos metros.
  • La pérdida de sensibilidad o entumecimiento, sentir que se duermen las manos y las piernas, o incluso cierta debilidad, aunque usted no lo note. Cuando su médico haga la exploración puede darse cuenta.
  • La pérdida de la coordinación, del equilibrio y dificultades para caminar.
  • Dificultad para controlar los esfínteres de la vejiga e intestinos (si aparecen estos síntomas, acuda a la mayor brevedad a ver a su médico, para descartar otros problemas más graves).

   Usualmente se trata el dolor y se resuelve con terapias fisioterapéuticas con ejercicios de movimiento y estiramientos. Solamente en algunos casos extremos se recurre a la cirugía, aunque su efectividad es relativa y puede ocasionar otros problemas.

 

   Si tiene alguno de estos síntomas, no dude en visitar a un reumatólogo, quien le podrá informar y diagnosticar si usted padece de Artrosis Cervical.

 

Dr. Eduardo González Coeto.  Mayo 2017

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Terapia de Biorresonancia Quántica y DH

Llamar

E-mail

Cómo llegar