Terapia de Biorresonancia Quántica y D.H. Dr. Eduardo González Coeto
Terapia de Biorresonancia Quántica y D.H.            Dr. Eduardo González Coeto

LA EVOLUCIÓN DE LAS ENFERMEDADES

   Este artículo intenta presentar en forma general la evolución de algunas enfermedades, las cuales, dependiendo del padecimiento, tendrán otra sintomatología o proceso, sin embargo, casi todas excepto los accidentes y algunos envenenamientos no cursan con el proceso diferente.

   Por petición de algunos lectores, en la parte final hay un resumen simplificado que ayudará a sintetizar el artículo. gracias por su atención.

Todo tipo de enfermedades tienen un proceso evolutivo, aunque no siempre estas son iguales, unas veces son más rápidas otras no; pueden llevarse horas, días, semanas, meses e incluso años.

 

Sin embargo, sí podemos establecer una serie de fases por la que pasa las enfermedades en general, y ver de forma esquemática una curva, que nos servirá para comprender la evolución.

          Esta es una curva ascendente, en donde hay un inicio o ascensión, un pico o meseta, y un descenso o declinación.

En la FASE DE CRECIMIENTO O ASCENSIÓN empiezan aparecer los primeros síntomas y signos de la enfermedad, aunque aún es inespecífica, se va aclarando el problema conforme la curva va llegando a la meseta.

 

Antes de entrar a la meseta hay un DESENLACE o sea una etapa en donde la enfermedad se manifiesta totalmente, y el diagnóstico puede realizarse con mucha más precisión.

           Cuando la enfermedad llega a la MESETA, se mantiene ESTACIONARIA por un tiempo, en tanto que el cuerpo sigue luchando y los síntomas se hacen has fuertes hasta que se produce un DESENLACE final.

         Este DESENLACE puede evolucionar positivamente, y es entonces cuando la curva empieza a descender, no hay una remisión total del problema, pero se está en una fase CONVALECIENTE, aun no podemos decir que el paciente se ha sanado, porque necesita ir recuperándose, hasta que finalmente llegue a la etapa de SUPERACIÓN.

 

Por otro lado, el DESENLACE final del

paciente puede NO evolucionar positivamente,

y tener un DESENLACE negativo que puede

acabar de tres formas;

CRONIFICACIÓN, DEGENERACIÓN y DESAHUCIO o TERMINAL.

DESCRIPCIÓN DE LAS ETAPAS.

 

En la FASE INICIAL, no hay molestias o síntomas de ningún tipo, se pueden realizar las actividades cotidianas. Podrían presentarse estornudos, un acceso de tos, la sensación de pesadez, incluso un pequeño dolor de cabeza o cansancio, pero no hay aún nada de qué preocuparse realmente.

 

En algún momento puede haber la necesidad de descansar un rato, para que posteriormente se recuperen las fuerzas.

 

FASE ASCENDENTE

 

            Cuando la enfermedad supera las primeras barreras defensivas del cuerpo, se puede decir que hay una declarada reacción orgánica, se presentan pequeñas molestias que no impiden continuar con la rutina.

Pongamos, por ejemplo, al virus de la gripe B:

  • El virus puede encontrarse en pequeñas gotitas de estornudo, y necesita urgentemente un huésped que le dé un clima adecuado para sobrevivir.
  • Al ser inhalado, podrá quedarse en los pelillos de la nariz que es la primera defensa del cuerpo.
  • Una segunda línea defensiva es la mucosidad, que tiene una enzima que puede erradicar al invasor.
  • Pero el virus está rodeado de púas que le sirven para sostenerse y llegar a la cavidad nasal.
  • Su meta es una célula que se encuentra en el revestimiento alto de la garganta, para secuestrala.
  • El virus utilizará sus púas para imitar a las proteínas mensajeras de esas células y engañarla para poder introducirse en esta.
  • Ya en el interior, el virus podrá clonar 10,000 virus nuevos con sus púas, que invadirán a otras células, y completar la primera fase de la invasión.

            Si el cuerpo tiene los recursos energéticos y nutricionales de donde puede echar mano, seguro que la enfermedad quedará superada antes de entrar a una batalla declarada.

  • Después de 7 horas, el virus habrá causado grandes estragos, aunque el huésped aún no tenga síntomas.
  • Cuando otras células se conviertan en nuevas máquinas de clonación, se habrá iniciado una segunda fase de la invasión.
  • En 2 horas se habrán infectado 500000 células de la garganta y si llegan a los pulmones podrían complicar la situación gravemente.
  • El cuerpo reacciona enviando células inmunes que vigilan atentas a cualquier intrusión.
  • Al detectar al agente extraño, expulsan una sustancia tóxica que destruye los restos de virus y a las células que los incuban dentro.
  • Pero producen daños colaterales, porque también destruyen células sanas que se encuentran cerca.
  • Este es un método rudimentario e insuficiente, ya que la invasión es más rápida que la destrucción inmune.
  • Esto hace que se acumulen células muertas, así que el cuerpo produce unos macrófagos para limpiar de restos.
  • También se utilizan unos pelos móviles llamados cilios, que transportan más restos al estómago para ser tragados y digeridos.

            Si la enfermedad sigue evolucionando, el organismo aparte de luchar estará reparando los tejidos dañados, y es precisamente en ese momento cuando se iniciará un proceso de inflamación y dolor.

  • Los primeros síntomas, como inflamación de la garganta, enrojecimiento y dolor, se produce por los efectos del propio sistema inmunitario.
  • Los macrófagos se replicarán para seguir limpiando y fagocitando restos de virus muertos y células, estos liberaran una INTERLEUQUINAS que desencadenan todo un proceso de malestar, híper sensibilizando los nervios y los sentidos, produciendo dolor al menor movimiento.
  • Esta es una reacción propia del organismo para que el huésped se retire a descansar y sus fuerzas sean utilizadas para vencer definitivamente al virus.

            Los síntomas y signos se harán más evidentes conforme la enfermedad vaya superando la curva ascendente, hasta este momento el médico puede tener una idea más o menos clara de lo que sucede, pero aún le quedarán dudas, porque muchos síntomas son muy parecidos para diferentes enfermedades.

 

            Cualquier medicación tomada antes de que la enfermedad quede declarada, podría enmascarase y dar datos falsos. Cuando se realicen analíticas en el momento ascendente, pueden arrojar un falso positivo.

LA MESETA

 

            Es aquí cuando verdaderamente la enfermedad está declarada, y el médico puede hacer un diagnóstico certero, lo oportuno dependerá de la vigilancia adecuada que se le haya proporcionado al paciente en la fase ascendente.

 

            Aunque hay un momento estacionario, los síntomas más molestos no son producidos por la enfermedad, sino nuestro propio cuerpo, que intentará inmovilizarnos para evitar que derrochemos energía, que éste va a utilizar para la curación.

  • Las interleuquinas aparte de reducir la movilidad del huésped, provocarán una subida de la temperatura del cuerpo.
  • Los 37 grados de temperatura del cuerpo son el mejor caldo de cultivo para que el virus se reproduzca.
  • La fiebre, ralentizando la clonación de virus y acelerando la producción de células inmunes, incluso el pelo y las uñas crecen un 20% más rápido de lo normal.
  • Los vasos sanguíneos se pueden inflamar con la fiebre produciendo dolor de cabeza y de huesos.
  • Los analgésicos pueden bajar la fiebre y el dolor, pero le darán más oportunidad al virus para sobrevivir.
  • El sistema inmune le hará sufrir al huésped todo el tiempo que sea necesario hasta la total destrucción del virus.
  • A la garganta seguirán llegando miles de células inmunes y a la vez se siguen engendrando miles de nuevos virus.
  • Después de 36 horas unas células llamadas detríticas, acumularán fragmentos de virus dentro de ellas, y las usarán para encontrar el remedio definitivo.
  • En la linfa hay un trillón de células “T y B” que están diseñadas con la información específica para atacar distintos gérmenes invasores, y hay tan sólo dos concretas para estos virus esperando una señal de llamada, para actuar.

            Después de este momento de estancamiento vendrá un DESENLACE usualmente consiste en la remisión de la enfermedad, aunque ésta no sobreviene de forma inmediata. 

  • Cuando la célula dendrítica, alcanza a una de las glándulas linfáticas con una púa de muestra, buscará a una célula T que pueda reconocer al virus.
  • La célula T al reconocer la información, inmediatamente empezará a dividirse, y en pocas horas se habrán producido miles de células T clonadas.
  • Las glándulas del cuerpo se inflamarán, porque estarán cargadas de esas células T.
  • Estas serán lanzadas al torrente sanguíneo, para que lleguen a la garganta.
  • Al llegar a la zona infectada extraerán sólo las células dañadas con precisión. El final ha empezado.
  • Si la tos se pone de manifiesto, quiere decir que las células T están venciendo.
  • Como los cilios que barrieron los restos celulares han sido dañados, la tos será la manera de esputar la flema para limpiar los restos.

            Es fundamental mantener cuidados cercanos al paciente porque puede recaer, a esta fase se le conoce como comienzo de la CONVALECENCIA.

  • En la linfa una célula B ha reconocido una púa del virus y ha empezado a clonarse.
  •  A diferencia de las T, las células B producirán millones de minúsculas proteínas, llamadas anticuerpos.
  • Estos buscarán las púas de los virus recién formados, para cubrirlas y evitar que se sigan replicando.
  • De esta forma paralizan totalmente la clonación de virus.
  • Mientras las células T eliminan el resto de células y virus libres.
  • Los síntomas continuarán hasta que el sistema inmune pare su actividad.
  • Hay nuevas células que se están regenerando en la garganta.
  • Cuando las células T que ya no son útiles, se arrugarán y serán desechadas.
  • Ahora quedan unas células con memoria patrullando el cuerpo para siempre, manteniéndolo inmune.
  • Aunque el virus de la gripe puede mutar, esta versión ya no dará problemas.
  • pero pueden quedar algunos pocos virus que pueden contagiar a otros huéspedes.

Así que cuando el desenlace es positivo en el organismo no sólo se mejora, sino que se hace más resistente, ya que sus anticuerpos tienen la información necesaria para mantener supervisado al organismo en caso de la presencia de gérmenes patógenos o toxinas que puedan dañarlo.

CRONIFICACIÓN, DEGENERACIÓN y DESAHUCIO o TERMINAL.

            Cuando la fase de desenlace no se presenta y el cuerpo se mantiene sitiado por la enfermedad, entonces el organismo tiene varios recursos de sobrevivencia, entre los que están, la CRONIFICACIÓN que es una forma degenerativa ralentizada, para que el cuerpo encuentre otros recursos, y aísle a la enfermedad de forma que esta no siga avanzando y dañando al cuerpo.

 

Este tipo de cronificación sucede muy a menudo con personas que no se cuidan, el organismo entra en una fase de degeneración pasiva, en donde va sacrificando sus recursos lentamente, de forma que el cuerpo pueda darse tiempo para recuperarse. El cuerpo estará por otro lado intentando reparar zonas dañadas o tejidos enfermos.

 

La DEGENERACIÓN se sucede cuando la cronificación no es suficiente, y el organismo empieza a sacrificar rápidamente órganos que no son vitales para conservar otros que sí lo son.

 

Finalmente, la fase de DESAHUCIO O TERMINAL, es cuando ya hay tantas zonas dañadas que es imposible que el organismo se recupere, y simplemente se espera un desenlace fatídico que sobreviene con la muerte como resultado.

 

Conclusión.

 

Como podemos ver una enfermedad tiene un proceso, y a pesar de que la medicina tiene ahora métodos de diagnóstico cada vez más eficientes, siguen siendo, por ahora, insuficientes para hacerlos mucho más oportunos.

 

Por otro lado, estos mismos pueden dar falsos positivos cuando el cuerpo utiliza sus propios métodos naturales para superar a la enfermedad.

 

Las personas que presentan una enfermedad, y que bloquean su evolución con medicación que les quita los síntomas, pueden hacer que el diagnostico se vaya haciendo cada vez más difícil, y en muchos casos esto puede ser más peligroso que dejar que la enfermedad tenga una evolución natural.

 

Entendiendo estas fases, debemos ser pacientes para que nuestro médico vigile y observe la evolución de su problema y pueda realizar un diagnóstico efectivo, recuerde que un diagnóstico acertado asegura un tratamiento acertado.

Resumen.

  1. Toda enfermedad tiene un proceso evolutivo.
  2. El desenlace puede resultar en la remisión del problema.
  3. Un organismo que enferme nunca regresa a su condición anterior.
  4. Un desenlace negativo puede tener tres fases; Cronificación, Degeneración y Desahucio.
  5. Las molestias no las causa la enfermedad, sino el mismo cuerpo en su fase de reparación.
  6. Cuando un síntoma se presenta es porque la enfermedad ha recorrido un proceso evolutivo dentro de la curva de la enfermedad.
  7. Un diagnóstico prematuro es difícil que sea acertado.
  8. Los síntomas clarificaran la enfermedad cuando esta vaya evolucionando.
  9. Un tratamiento con medicación dado antes de tener un diagnóstico claro, puede enmascarar el problema.

 

Dr. Eduardo González Coeto.  Sept. 2017

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Terapia de Biorresonancia Quántica y DH

Llamar

E-mail

Cómo llegar