Terapia de Biorresonancia Quántica y D.H. Dr. Eduardo González Coeto
Terapia de Biorresonancia Quántica y D.H.            Dr. Eduardo González Coeto

Órganos

El Páncreas

Se relaciona a nivel emocional con la dulzura en la vida y la alegría de vivir.

 

Por el contrario, la forma disfuncional se relaciona con la amargura, sobre todo cuando esta viene de una amarga relación materna.

 

Las obsesiones compulsivas, las ideas fijas, la falta de flexibilidad y la preocupación afectan emocionalmente al páncreas.

 

Nuestra insulina tiene una estrecha relación con el oxígeno que proveen los pulmones, ya que las células para obtener energía necesitan la participación de la glucosa, el oxígeno y la presencia de la insulina.

Por lo que un estancamiento energético esta o estrechamente relacionad con el páncreas.

Vesícula

Emocionalmente representa el temor a la pérdida, y falta de confianza en la vida.

 

Ansiedad ante el futuro, hay una relación con los padres al memento de la concpeción, si estos no eran positivos, se plantea una gran desilución en el alma.

 

La vesícula biliar segrega bilis, El problema más común en la vesícula biliar es la formación de piedras (o cálculos) o de una sola piedra grande que obstruya el canal entre la vesícula y el duodeno. Agregando que la persona teme que le quiten algo. Se siente usurpada en su territorio.

 

Se relaciona con problemas de vista y musculares, así como los enfados.

Corazón

Tiene que ver con el amor, y el daño ocasionado al corazón siempre es por la pérdida, cuando uno resquebraja la confianza de una persona en uno, y eso nos conduce al temor, más pérdidas y también a la posesividad, a los celos, egoísmo, todo eso es el daño y el corazón está roto.

Intestino delgado

El intestino es el que absorbe los nutrientes.
Los problemas del intestino delgado son los TUMORES, el CÁNCER, la DIVERTICULITIS, la ENFERMEDAD DE CROHN y, a veces, la DIARREA.
Un problema en el INTESTINO DELGADO, se relacionado con la incapacidad de la persona para retener y absorber bien lo que es bueno para ella de entre los acontecimientos de su vida diaria. Es una persona que se aferra mucho a los detalles en lugar de ver la situación globalmente. Aun cuando sólo una parte de lo que sucede no le convenga, su tendencia será de rechazarlo todo. Por una insignificancia teme carecer de lo necesario.
El intestino es el centro de absorción e integración del alimento y de los alimentos como el de los pensamientos, los sentimientos y de mi realidad actual. Todo lo que me causa tristeza, temor, confusión, rebelión, vergüenza o cualquier otro pensamiento o sentimiento discordantes puede encontrar una liberación y crear problemas intestinales. La digestión se hace a este nivel, por lo tanto si tengo contrariedades y que me siento víctima de un "golpe bajo", de una "mala jugada", o que tengo la sensación que alguien me ha hecho "una mala pasada", ¡tendré malestar en los intestinos porque no digeriré sencillamente! Estaré particularmente afectado si se trata de un miembro de mi familia que es el "cerdo". Al poder digerir esta situación, se manifestará por un problema al nivel de mis intestinos. Si está afectado mi intestino delgado, puedo tener tendencia a juzgar las situaciones que se presentan a mí teniendo opiniones muy marcadas con relación a mis nociones de "bien" y "mal". También tendré tendencia a tener la sensación de carecer de muchas cosas en mi vida. Los intestinos (en particular el intestino grueso) también están vinculados con mi habilidad a dejarme ir, a sentirme suficientemente en seguridad interiormente para ser espontáneo. Mis intestinos simbolizan el hecho de dejar circular los acontecimientos en mi vida. Puedo tener una necesidad muy fuerte de retener y controlar lo que me sucede. Me agarro a ciertas cosas, a personas o situaciones, incluso hasta vivir celos y posesividad y mis intestinos están congestionados por todo lo que retengo y que ya no es útil, pudiendo causar, entre otras cosas, el estreñimiento. Aprendo a ser autónomo y a decirme que tengo todos los recursos necesarios en el interior de mí para crear lo que quiero. ¡La única persona sobre quien puedo tener control, soy yo – mismo!

Bazo

Si el bazo funciona adecuadamente, es decir, su función transformadora y transportadora esta en equilibrio, el flujo vital de energía y la Sangre pueden ser abundantes, y la fuerza digestiva será saludable.
Si el Bazo no está en armonía, todo o algunas partes del cuerpo se verán afectadas produciendo insuficiencia de flujo vital de energía o de Sangre. En caso de que la digestión se vea afectada, entonces encontraremos síntomas como cómo distensión abdominal, dolor, diarrea o anorexia.
Síntomas que evidencian un mal funcionamiento del bazo:
– El Bazo se abre en la boca, la cual es una de las formas externas más fáciles para determinar si el bazo funciona correctamente. Si el Bazo está en equilibrio, podremos distinguir muy bien los cinco sabores y los labios estarán rojos, tibios y húmedos. Si el Bazo está débil, la boca no será sensible a los sabores y los labios tendrán un color pálido, tenderán a ser fríos y secos.
– SI el flujo vital de energía del Bazo está débil, la sangre puede salirse de su camino y moverse desordenadamente, lo cual provoca síntomas como vómito de sangre, sangre bajo la piel, sangre en las heces, menorragia o derrame uterino.
– El Bazo regula los músculos y las extremidades, ya que transporta flujo vital de energía y sangre a músculos y extremidades. Músculos débiles o con bajo tono, así como extremidades frías (manos y pies) denotan un mal funcionamiento del bazo.
– El Bazo está relacionado con la capacidad de memorizar, de concentrarse, etc. Se le conoce como la casa del pensamiento. Cuando está en desequilibrio, podría estar relacionado con ideas fijas, obsesiones, inflexibilidad y carácter autoritario, distención y malestar abdominal, pérdida de apetito y Alzheimer.
– La tristeza y la depresión son emociones asociadas al bazo, están asociadas a las decepciones, separaciones o pérdidas. Expresa su sonido como "llanto".
Resumiendo, un bazo en mal funcionamiento produce: labios resecos y pálidos, alteraciones digestivas, astenia, anorexia, retención de líquidos, edemas, diarreas, hemorragias, menstruaciones abundantes, ganas exageradas de comer dulces, bajan las defensas y el cuerpo se enferma muy fácilmente.
Tristeza y Bazo
El bazo implica sostén, nutrición y primera crianza, por lo que está asociado con la tristeza y la depresión cuando fallan estos elementos en el individuo, no solo el sostén y nutrición de los alimentos, sino el alimento espiritual o afectivo. La tristeza se siente en el corazón y afecta toda el área del pecho, produce pesadez, falta de aliento, cansancio y depresión.
Salud del Bazo
Hay que encontrar el tiempo para conectarnos con nuestras propias tristezas, observarse sin juicio y evitar desahogar lo que sentimos. Hay que atender los sentimientos excesivos de preocupación, así como evitar el razonamiento o la creatividad muy activos u obsesivos.
La falta de ejercicio, las comidas irregulares y el miedo empobrecen el flujo vital del Bazo.

Pulmones

  Los pulmones tienen una relación directa con la vida, con el deseo de vivir y con la capacidad de vivir bien, ya que aportan oxígeno a las células, y, por lo tanto, vida al cuerpo humano.

 

   Todo problema en los pulmones indica que la persona que lo padece, le duele vivir en ese momento. Se siente triste; ya sea que esté desesperado, desanimado, o que ha perdido las ganas de vivir, puede sentir que le asfixia alguna situación o una persona, lo cual le impide aspirar la vida profundamente.

 

   Puede sentir que no tiene el espacio necesario para moverse y librarse de una situación determinada. El miedo a morir o a ver morir a otra persona, a sufrir o ver sufrir a alguien, también afecta a los pulmones.


   Una persona que empieza a pensar que estaría mejor muerta que viva, pierde sus deseos, que son el carburante esencial del cuerpo emocional. La persona que tiene miedo a morir, también tiene miedo a morir en algo y dar paso a lo nuevo.

 

   Cualquier cambio radical puede ahogarla e impedirle el entusiasmo necesario para pasar a una nueva experiencia.

 

   Como los pulmones son unos de los órganos vitales más importantes del organismo, el problema que se está viviendo es muy importante. Cuanto más grave sea en el plano físico, más urgente es el mensaje en el plano emocional.

 

   Tu cuerpo pide que aspires la vida a pleno pulmón, que vuelvas a sentir deseos y aprecies más tu existencia y que te des cuenta de que únicamente tú posees el poder para enfermarte, de ahogarte o de dejar que te ahogue lo que te rodea.

 

   En lugar de dramatizar la situación, dedica un momento a ver el lado bueno de tu vida y de todas las posibilidades de felicidad que pueden surgir de ella. Sólo tú puedes crear esa felicidad y esa alegría de vivir, cambiando tu actitud ante tu vida.

 

   Restablece el contacto con una vida social más activa. Dedica tiempo a practicar respiraciones profundas todos los días, preferentemente al aire libre; ello te ayudará a aspirar mejor la vida en los planos emocional y mental.

 

Afirmaciones:

  • Es por la acción de mis dos pulmones que circula la vida en mí. Son los filtros del aire en todo mi cuerpo. Inhalo la vida y la devuelvo al Universo.
  • Un buen funcionamiento de mis pulmones permite ventilar cada una de mis células. Es a través de mis pulmones como tomo consciencia de que "YO "existo.
  • Un mal de existir, puede ser reconocido por mis pulmones, por lo que me ayudan a ventilar esos sentimientos negativos y purificarme por el amor que inhalo de mi propia vida.

 

PULMONES
   Las afecciones del pulmón tales como; neumonía, bronquitis, asma, fibrosis, etc., son el signo de que tengo un miedo muy profundo de ahogarme o de morir.

 

   Me siento tan ansioso que me limito a vivir en un territorio muy limitado en el que todo parece incierto. Puedo tener la sensación de que perdí mi territorio o de que lo estoy tomando (Mi cónyuge, mi familia, mis amigos, mi trabajo, mi casa, mis ideas, etc.).

 

   ¡Si lo pierdo, es como si muriese, ya no sería nada! Siento pues cierta dificultad en hallar mi lugar y administrar mis relaciones con el mundo que me rodea.

 

  Los pulmones sirven a mi respiración, y un mal funcionamiento de éstos trae una dificultad en lo que se refiere a la transferencia de oxígeno del aire hacía la sangre, función vital para mi supervivencia. Este mal funcionamiento sólo pone de manifiesto esta muerte que me asusta y que debo dominar.

 

   Si tengo un dolor o una dificultad respiratoria, debo preguntarme si tengo la sensación de sentirme ahogado u oprimido en mi vida. ¿Tengo la sensación de que "me falta el aire", sobre todo en mis relaciones con los miembros de mi familia? ¿Me siento limitado o tengo la sensación de que no me merezco ser feliz? Me siento triste y deprimido y debo aprender a reconocer mi valor personal y a hacer las cosas que me gustan.

 

   En vez de "tener gusto" en entretener viejos recuerdos que me hacen melancólico y que pueden ampliar mi sentimiento de soledad y aislamiento, tengo interés en mirar todo lo que tengo y toda la abundancia presente en mi vida.

 

   Tomo consciencia que soy constantemente protegido y guiado.

 

   Tengo el derecho de tener un territorio, un lugar bien mío que me es personal y que no pertenece a nadie más, igual como los demás tienen cada uno su territorio.

 

   Es así como puede existir la armonía y que puedo desarrollarme plenamente. Vuelvo a tomar el poder que me pertenece y respiro la vida ¡"con todos mis pulmones"!

 

 

PULMONES – ENFISEMA PULMONAR


   Cuando aún soy un feto y cuando se forman mis pulmones, esto indica mi compromiso a estar aquí, mi acuerdo a decir sí, esto haciéndose merced a mi respiración. Si tengo miedo de la vida o si quiero que alguien más cuide de mi propia vida, mis pulmones podrán conocer algunas dificultades. Respirando superficialmente, me protejo contra el hecho de tener que tratar con la realidad.

 

   Vivo con ansiedad y tengo miedo porque me siento amenazado. Mis pulmones se dilatan y se contraen y esto corresponde a mi capacidad para ampliar, compartir, entrar en la vida o para contraerme, aislarme, retirarme de la vida. Estar afectado de un enfisema pulmonar significa que tengo dificultad en respirar y que me siento oprimido por el esfuerzo.

 

   Gracias a la respiración, aspiro la vida en mí. ¿Por qué tengo dificultad en tomar la vida? ¿Es mi modo de huir la vida? ¿Ya no me interesa la vida, ya no tengo ningún interés? Tengo grandes miedos y uno de ellos, es afirmarme y tomar mi lugar. ¿Por qué la vida perdió todo su sentido para mí? Me siento arrinconado. No he aprendido a ser yo – mismo y a tomar el lugar que me corresponde; vivo en función de los demás. Mis frustraciones y mi disgusto me ahogan. Tengo la sensación de que no me merezco vivir.

 

   Tomo consciencia de que cada cual tiene su lugar y que debo tomar el mío. Acepto amarme más, afirmarme y expresar mis necesidades, en una palabra, ser YO. La opresión que sentía está sustituida por el suministro de aire y de vida en mis pulmones. Veo otra vez todas las posibilidades que me ofrece la vida. Vuelvo a saborear la felicidad.

 


PULMONES – PULMONÍA Y PLEURESÍA


   La pulmonía es la infección del pulmón provocada por una bacteria o por un virus, mientras que la pleuresía es la inflamación aguda o crónica de la pleura, membrana que envuelve los pulmones.

 

   Los pulmones siendo el órgano de la respiración en donde se hace, en donde se produce la transformación de "mi" aire para todo "mi" cuerpo, vivo pues un conflicto interior que me debilita gravemente. Por lo tanto, debo hallar la emoción o el sentimiento que irrita y limita el funcionamiento de mi relación con el aire de mi vida interior, porque este o estos bloqueos impiden mi ser de vivir plenamente.

 

   Estos sentimientos profundamente anclados en el interior de mi ser, representados por la inflamación, pueden señalarme que estoy profundamente "impactado", "irritado". Mi habilidad para respirar está siendo muy afectada por mis emociones, mi miedo de estar solo o de estar agobiado, por mi rebelión frente a la vida.

 

   Tengo la sensación de estar "enredado" en mis relaciones personales. Puedo sentirme ahogado por todas mis responsabilidades y no sé cómo salirme. El desánimo y la desesperación me invaden, al punto de que me pregunto cuál es el sentido de la vida y si vale el esfuerzo de ser vivida.

 

   Necesito tomar tiempo para mí y hacer "limpieza" en mi vida. Sólo guardo las responsabilidades que me incumben y devuelvo a quien le pertenece las que asumí en mis hombros y que no me pertenecen. Así la vida será más fácil y más bella.

Colón

Un problema en el INTESTINO GRUESO se produce en la persona que tiene dificultad para deshacerse de viejas ideas o creencias que ya no le son necesarias (estreñimiento) o que rechaza demasiado rápido los pensamientos que podrían beneficiarle (diarrea). A menudo sufre contrariedades fuertes que le resultan imposibles de digerir.

Tu problema en los intestinos es un mensaje importante para que aprendas a nutrirte de buenos pensamientos en lugar de temores y pensamientos desvalorizantes. En tu mundo material tampoco necesitas creer en la escasez. Tienes que trabajar tu fe; tener fe en la presencia divina en ti y en el Universo que existe para ocuparse de todo lo que vive en este planeta, incluido tú. Debes dejar ir lo viejo que hay en ti para hacer lugar a lo nuevo.

El intestino es el centro de absorción e integración del alimento y de los alimentos como el de los pensamientos, los sentimientos y de mi realidad actual. Todo lo que me causa tristeza, temor, confusión, rebelión, vergüenza o cualquier otro pensamiento o sentimiento discordantes puede encontrar una liberación y crear problemas intestinales. La digestión se hace a este nivel, por lo tanto si tengo contrariedades y que me siento víctima de un "golpe bajo", de una "mala jugada", o que tengo la sensación que alguien me ha hecho "una mala pasada", ¡tendré malestar en los intestinos porque no digeriré sencillamente! Estaré particularmente afectado si se trata de un miembro de mi familia que es el "cerdo". Al poder digerir esta situación, se manifestará por un problema al nivel de mis intestinos. Si está afectado mi intestino delgado, puedo tener tendencia a juzgar las situaciones que se presentan a mí teniendo opiniones muy marcadas con relación a mis nociones de "bien" y "mal". También tendré tendencia a tener la sensación de carecer de muchas cosas en mi vida. Los intestinos (en particular el intestino gordo) también están vinculados con mi habilidad a dejarme ir, a sentirme suficientemente en seguridad interiormente para ser espontáneo. Mis intestinos simbolizan el hecho de dejar circular los acontecimientos en mi vida. Puedo tener una necesidad muy fuerte de retener y controlar lo que me sucede. Me agarro a ciertas cosas, a personas o situaciones, incluso hasta vivir celos y posesividad y mis intestinos están congestionados por todo lo que retengo y que ya no es útil, pudiendo causar, entre otras cosas, el estreñimiento. Aprendo a ser autónomo y a decirme que tengo todos los recursos necesarios en el interior de mí para crear lo que quiero. ¡La única persona sobre quien puedo tener control, soy yo – mismo!

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Terapia de Biorresonancia Quántica y DH

Llamar

E-mail

Cómo llegar