Terapia de Biorresonancia Quántica y D.H. Dr. Eduardo González Coeto
Terapia de Biorresonancia Quántica y D.H.            Dr. Eduardo González Coeto

Guía para comprar pescado sin riesgo de mercurio

INFORMACIÓN ADICIONAL

La Tabla principal de Pescado Contaminado

Poco Mercurio

Mercurio Moderado

Mercurio Alto

Mercurio muy Alto

Consumir sin límite
Anchoas 
Pez Mantequilla 
Bagre 
Almeja 
Cangrejo (EEUU) 
Cangrejo de río 
Gurrubata 

Rodaballo *
Abadejo (del Atlántico) *
Merluza 
Arenque 
Caballa (Atlántico Norte, cacho) 
Mujol 
Ostra 
Percha de mar 
Platija 
Abadejo 

salmón (enlatado) **
Salmón ( fresco) **

Sardina 
Vieira *
Sábalo 
Camarón 
*

Lenguado del Pacífico 
Calamar (chipirón) 
tilapia (mojarra) 
Pescado Blanco 
Romero

Consuma SEIS Veces O MENOS AL MES:
Lubina (negro, rayado) 
Carpa 
Bacalao (de Alaska) 
Corvinetas 
(Sciaenidae) 

Halibut (Atlántico) *
Halibut (Pacífico) 
Jacksmelt 
Langosta 
Mahi Mahi 

Violación *
Percha (de agua dulce) 
Bacalao Negro 

Raya *
Pargo 
*
Atún (enlatado "chunk light") 

Bonito *
Trucha Marina (Corvina)

 

Consuma Tres Veces o Menos al mes:
Pez Azul 

Mero *
Caballa (Golfo) 
Lubina (Chilena) 
*
Atún (Albacora enlatada) 
Atún (Aleta Amarilla)

 

Evite comer:
Caballa Gigante 

Aguja *
Pargo Alazán *
Tiburón *
Pez Espada *

Blanquillo 
Atún (AHI) *

 

 

** Salmón Cultivado PUEDE Contener PCB's (bifenilos policlorados)- sustancias cloradas sintéticas de elevada toxicidad. Provocan una serie de efectos adversos para la salud humana como disfunciones inmunitarias, neurológicas, alteraciones hormonales, del desarrollo, trastornos neuroconductuales, etc. también están clasificados como posibles carcinógenos humanos y tóxicos en la reproducción.

*¡Atención! ESTA especie de pez está en peligro de extinción, o sí Captura usando Métodos Dañinos para el Medio Ambiente.

El mercurio en nuestra vida.

 

   El mercurio (Hg), se encuentra presente en todo el medio ambiente (atmósfera, geosfera, hidrosfera y biosfera), pero su degradación no se produce en este medio como sí sucede con los compuestos orgánicos.

 

   Su uso se incrementó con la revolución industrial y es materia prima de múltiples productos de la producción manufacturera. En la minería la extracción de plata y oro constituyen el 20% de la contaminación de mercurio (de los cuales el 95% se deposita en la superficie terrestre, el 3% en las aguas y el 2% en el aire).

 

   Otras fuentes son la industria del cloro-álcali, la combustión de combustibles fósiles (principalmente carbón) en un 80%, la producción de cemento, la minería, actividades metalúrgicas y la incineración de desechos médicos y municipales (ej. baterías y termómetros) en un 15%. El 5% restante ocurre mediante el vertido de residuos industriales al agua. Así mismo los incendios forestales liberan anualmente emisiones de mercurio gaseoso al aire. En la selva amazónica representa entre 2 y 9 toneladas al año, el cual ha incrementado significativamente en los últimos 150 años.

 

Las emisiones

 

   Las emisiones toxicas actuales junto con el mercurio, se movilizan constantemente depositándose en la tierra y el agua, y circulando en todo el mundo.

 

   Las principales emisiones son como de mercurio gaseoso, inorgánico, iónico (como el cloruro de mercurio) o consolidado en partículas, y pueden depositarse en distancias hasta de 100 a 1000 kilómetros de su fuente.

 

    Aunque en los países más desarrollados, se ha reducido en un 50% en la última década, debido a la mayor preocupación de estos por la concentración de mercurio que se emiten en el medio ambiente.

 

   Saber de las fuentes y flujos globales de las emisiones naturales de mercurio, es de relativa significación, ya que no se pueden controlar y no pueden ser reducidas, por otro lado, es muy difícil distinguir entre estas y las causadas por la mano del hombre.

 

Su importancia

 

   No es un elemento esencial para el hombre, la flora o la fauna, por lo que su importancia sólo radica en su toxicidad. Al depositarse, el metabolismo microbiano lo convierte en metilmercurio, que es la forma más tóxica para los seres vivos, acumulándose en las cadenas alimentarias, sobre todo en peces y mamíferos marinos.

 

El metilmercurio

 

  Es la forma más peligrosa, porque es neurotóxico y de esta forma se acumula fácilmente en la cadena alimentaria. Aunque la vía principal de llegada es en forma de pequeñas partículas de polvo o aerosol, que son poco absorbibles en forma de sales en el aparato digestivo (7%) aunque no por eso menos importante, pero a través de la piel en forma de cremas o en aerosoles su absorción es muy alta (80%).

 

Sus efectos en la salud.

 

Es tan importante, que se ha incluido por los organismos internacionales como uno de los contaminantes más peligrosos presentes en el medio ambiente.

 

En las personas se acumula principalmente en el riñón, el hígado y en la sangre, de ahí pasan por al cerebro y a la placenta, la concentración en el pelo es 200:1 con respecto a la sangre y al cerebro que es 20:1, por lo que se busca la concentración de mercurio en el pelo como indicador a la exposición.

 

Su periodo de acumulación máxima es de 42 a 62 días y con una media de 58 días. En el cerebro este periodo es sólo de 21 días. Se elimina por la orina y una pequeña parte por la respiración.

 

Lo que no se sabe aún es cómo el mercurio vapor que se convierte a Hg2+ dentro de las paredes celulares pudiendo actuar sobre la multitud de enzimas que

determinan el comportamiento del ser humano. Ningún otro metal muestra semejante actividad sobre el sistema nervioso central y posiblemente muchas drogas alucinógenas no tengan efectos tan notorios.

 

Las exposiciones importantes pueden causar neumonía y otro daño pulmonar, las exposiciones menores pueden dar lugar a gingivitis, temblores de manos y eretismo (desordenes de personalidad y psicológicos que incluyen delirio, alucinaciones, cambios de comportamiento, etc.)

 

Los casos crónicos a exposiciones bajas terminan desarrollando temblores casi imperceptibles, irritabilidad, insomnio, lasitud, despistes y disminución en la memoria a corto plazo, disminución de la velocidad de respuesta nerviosa. A largo plazo causa deficiencias renales, trastornos psíquicos, fatiga, pérdida total o parcial de memoria., etc.

 

Mucho se ha discutido la exposición de las amalgamas de mercurio que se utilizan como empastes dentales, aunque no hay un resultado concluyente, pero sí se ha encontrado correlación entre estas amalgamas y los niveles de mercurio en

orina.

 

El metilmercurio acumulado en órganos y tejidos, poco a poco se transforma en radicales libres, rompiendo el enlace mercurio-carbono, haciendo que se acumule más eficazmente y puede ser carcinógeno para los seres humanos (grupo 2B).

 

El metilmercurio consigue acabar muy particularmente con una gran cantidad de neuronas del cerebelo, de la corteza visual y otras áreas, produciendo déficit sensorial y motor, cambios en el comportamiento, ataxia muscular, pérdida de campos visuales y, en menor medida, espasmos que aparecen al continuar la intoxicación.

 

Se ha prohibido su uso como fungicida, pero es particularmente inquietante por su bio-acumulación a través de la cadena alimenticia, sobre todo en los peces depredadores, siendo el consumo de éstos muy peligroso.

 

Ha de tenerse en cuenta los derivados del pescado que se emplean como harinas para pienso en la alimentación de animales de crianza, sobre todo aves, porque el aumento de mercurio en estas está aumentando considerablemente.

 

 

http://biblioteca.ucm.es/tesis/qui/ucm-t28514.pdf

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Terapia de Biorresonancia Quántica y DH

Llamar

E-mail

Cómo llegar